¿Qué buscar en una pareja?

Ya se que en las zapatearías este tema es mucho más fácil de tratar que en la vida. ¿Por que una mujer no se prueba unos cuántos zapatos hasta encontrar uno de su talla? Tampoco el hombre elegido tiene que ser “la horma de su zapato”.
Basta con uno que le siente bien, ni demasiado estrecho, ni demasiado holgado. Uno con el que pueda atravesar una larga jornada sin sufrir demasiado. Uno que no le obligue ni a estirar los dedos de los pies, a pasar todo el día de puntilla o a mutilarse el talón.
pareja
El pitido que anuncia que estamos en presencia de un pecado espantoso de impostura es la incomodidad. Esa sensación de esfuerzo permanente, de tener que estirar el cuello o meter tripa para dar la talla…
No poder ser tal cual uno es, es un pecado penosisimo. Ni tanto ni tan poco, ni mas ni menos, ni mejor ni peor.
Puestas a ser cenicientas, el único papel que vale la pena representar es el de esa que sale corriendo a las doce y deja al príncipe con las ganas, dispuesto a buscar a la mujer idealizada donde se esconda, dispuesto literalmente a poner la ciudad patas arriba hasta encontrarla.
Mariela Michelena
Libro: Mujeres Malqueridas


Los Comentarios están cerrados.