Peleo constantemente!!! ¿Que esta pasando conmigo?

A veces nos cuesta canalizar la rabia, el rencor, la molestia o la insatisfacción que sentimos hacia otras personas cuando hacen algo que nos afecta.

Normalmente, lo que hacemos es molestarnos, discutir, decir todo lo que se nos pasa por la mente y pasamos el día reviviendo la situación que nos perturba.

El mínimo contacto con la persona lo aprovechamos, sin darnos cuenta, para demostrarle, hacerle saber, de todas las formas y maneras, toda la molestia que tenemos hacia el o hacia ella.

La rabia como emoción no es negativa cuando se deja fluir de manera oportuna como una forma de drenar y poner límites en un momento dado. Cuando queremos dejarle claro al otro lo que nos afecta, lo que no nos gusta, lo que no estamos dispuestos a tolerar, sin embargo, la rabia prolongada, el enganche, el pensar todo el día en “mira lo que me hizo, es que no cambia, me tiene cansado, harta, estoy molesto, cuando la vea se lo vuelvo a reclamar, es un desconsiderado…

pareja que pelea

Estas son simplemente conductas que no resuelven los problemas con el otro, al contrario, si hacemos introspección nos damos cuenta de que pelear constantemente, por la misma razón o por todo, acaba con nuestra paz interior y nos desconecta totalmente de lo que pasa en el aquí y en el ahora.

Martirizarnos con la rabia anula la capacidad de conectarnos con otras situaciones, de fluir y de avanzar en otros escenarios que estemos viviendo a pesar de estar atravesando algunos problemas o ciertas dificultades.

Es importante tener en cuenta que el mundo no gira alrededor de una persona y que todo tiene su momento. En todas las relaciones hay problemas, pero un desacuerdo o una crisis se abre, se desarrolla y se cierra en un momento dado.

Posiblemente vuelve a surgir pero no debe mantenerse abierto siendo hiriente, repetitivo y paralizante.

La forma mas fácil de destruir un vinculo es emplear la discusión con el objetivo de que el otro cambie o de que la situación se arregle.

Lo mas recomendable es conversar, dialogar, ponerse en manifiesto sin que ello signifique un desborde de ira no controlada.

pareja hablandose de espaldas

Si la situación no mejora, accionar y cambiar nuestra actitud es la mejor decisión, tomando en cuenta que somos nosotros quienes permitimos una y otra vez lo que nos desagrada. Cuando uno cambia, lo que está afuera cambia de cualquier manera.

Si la situación, sea familiar, de pareja, se le escapa de las manos, no dude en buscar la ayuda de un especialista para reconstruir y sanar la relación consigo y con sus seres queridos.

Carmen Rey



Los Comentarios están cerrados.