La individualidad es el principio de la felicidad, es genuina, libre y decidida.

La individualidad nos permite disfrutar de la vida sin la presencia de, y ser como realmente somos sin depender de quien nos acompaña.

Nos permite conectarnos con la vida y reconocer, en armonía, que pasamos de estar a solas a estar en compañía, de estar en compañía a estar a solas.
bailando sola
No hay felicidad cuando necesitamos que el otro esté en todo momento. Y si sentimos que necesitamos al otro hasta para respirar, estamos cayendo en la trampa del ego, “no disfruto si fulano o fulana no está y hago lo posible porque siempre esté, me hago prisionero y obligo al otro a ser prisionero”
Emprender el camino para restablecer la individualidad en compañía no siempre es fácil, pero la ruta se hace corta cuando entendemos que, desde ese pedacito de felicidad que cultivo en solitario, sale el amor y la felicidad hacia lo demás.
caminar
La felicidad de cada quien es única y no se limita a la presencia de una persona. Lo que te hace feliz a ti, no siempre me hace feliz a mí, las experiencias que me tocan vivir no siempre coinciden con tu presencia, y a partir de esa diferenciación, disfruto, vivo, soy y me conecto conmigo y contigo.
Carmen Rey


Los Comentarios están cerrados.